oldviEn cumplimiento y como siempre desde el estallido de la burbuja inmobiliaria, Alemania marca las decisiones que los dirigentes españoles deben adoptar para garantizar la devolución de la deuda que los Bancos españoles tienen con los Bancos e inversionistas alemanes, entre otros. El futuro y la prosperidad de la “Deutsch Jugend” está en juego y eso no se va a permitir.

Visto por los expertos y consejeros de la política económica que impera, el capitalismo neoliberal, (que suena a libertad pero en realidad condena a las naciones bajo el yugo de la deuda), no se puede seguir permitiendo que los mayores españoles sean intocables y seguir frenando las oportunidades de negocio que los planes de pensiones privados suponen para los inversores y especuladores. Mas aún cuando destinar dinero público a la Seguridad social está suponiendo un aumento de la deuda española y por tanto un peligro en el pago de la deuda que se tiene con los países extranjeros.

De ahí que pese a que la Seguridad social es de los pocos sistemas públicos solventes y con capacidad para mejorar y mantenerse con una correcta política social y de fomento del empleo, la realidad es que aconsejados por “expertos independientes” que no tienen ningún interés en los derechos sociales españoles (si no dan rentabilidad), se está avanzando hacia un precario sistema de pensiones públicas, dando prioridad a los planes privados de pensiones como forma de complementarlas.

Rajoy no comparece ni da explicaciones porque no Gobierna. Un país se alimenta de la economía y nuestra economía está en número rojos y financiada en su mayor parte a base de préstamos que  vienen de manos  privadas o  extranjeras.

El Gobierno ha anunciado cuanto va a ahorrar en Seguridad social con la reforma de las pensiones que pretende aprobar en breve. Más de 33 millones de euros entre 2014 a 2022. Plan perfecto: se ahorra en gasto, se devuelve más deuda y se da un empujón a los planes privados de pensiones.

Si se va a ahorrar en pensiones, el sentido común nos dice (aunque el Gobierno no lo diga) que lo que se ahorra es porque se quita. Y se quita de las cuantías que van a percibir los jubilados a lo largo de la próxima década.

La desvinculación de la subida de las pensiones con el IPC es ya un hecho, se va a sustituir por subidas en función de como esté el sistema de la seguridad social y como las previsiones y políticas de empleo son malas, escasas serán las subidas que en los próximos años experimenten las pensiones.

Toda una novedad es el criterio de la esperanza de vida para determinar la cuantía de la pensión. Cuantos más años pasan mayor se considera la esperanza de vida y por tanto menor debe ser la cuantía a percibir. Y es que el Gobierno en su buena fe cree que vamos a vivir cada vez más.

“Ahorrar no es recortar” matiza Tomás Burgos, secretario de Estado de la Seguridad social. Pero si no se recorta, ¿cómo se ahorra si actualmente son menos de 2 trabajadores los que sostienen a cada jubilado? y las previsiones son a peor tanto en deuda como en desempleo. Es incomprensible la afirmación.

Con la mirada puesta por los inversores en la especulación alimentaria, lo que supondrá en un futuro próximo un incremento progresivo en el coste de los alimentos y siendo en la actualidad el 40% de los pensionistas españoles los que sostienen a toda la familia, las políticas de futuro que se están adoptando no van destinadas a proteger a los ciudadanos como bien mas preciado de un país.

Comprendemos que no es una noticia esperanzadora, pero nuestro deber es informar y hacer que nuestros lectores reflexionen sobre las consecuencias a las que este modelo económico nos está conduciendo.

Laborser

{lang: 'es'}
Si te gustó la noticia, ¡Compártela!
    ¿Te gustaría recibir en tu email las nuevas noticias de laborser? Pincha aquí para suscribirte!